Guía climatización industrial | INNOTEC GRUPO
CLIMATIZACIÓN ENFOCADA AL BIENESTAR INTEGRAL

Guía sobre la climatización industrial, un mundo de posibilidades

climatizacion industrial GUIA

Con este artículo comenzamos una serie dedicada a la climatización industrial. Todo un mundo en el que nos vamos a sumergir para explicar el amplio abanico de posibilidades que nos ofrece la climatización en naves industriales para cubrir las necesidades de nuestros clientes.

1. Definición de Climatización según RITE:

El Reglamento de Instalaciones Térmicas de la Edificación (RITE) define la climatización como la acción y el efecto de climatizar, es decir, el dotar a un espacio cerrado de las condiciones de temperatura, humedad relativa, calidad del aire y, a veces, también de presión, necesarias para el bienestar de las personas y/o el mantenimiento de las necesidades térmicas (de calor o frío) en los procesos industriales..

Los sistemas de climatización son una herramienta esencial para garantizar condiciones óptimas de humedad y temperatura en diferentes entornos. Existen diversos tipos de sistemas de climatización, cada uno con características específicas que los hacen más adecuados para ciertos espacios o necesidades.

2. Factores a tener en cuenta para elegir un sistema de climatización en una nave industrial:

Cada espacio necesita un sistema de climatización que le brinde las mejores características según sus necesidades. Para elegir el sistema de climatizacion de una nave industrial se deben tener en cuenta diferentes factores como las características físicas del espacio a climatizar, el método de refrigeración utilizado, la fuente de energía de alimentación y el método de disipación de calor utilizado.

Todo ello sin olvidar el nivel de ruido que pueden generar los equipos de manera que no agregue más decibelios al ya de por sí ruidoso ambiente industrial.

3. Sistemas de climatización industrial más usados:

Climatización por expansión indirecta o sistemas hidrónicos

Uno de los tipos de sistemas de climatización son los sistemas de expansión indirecta o sistemas hidrónicos, que se caracterizan por hacer circular un fluido caloportador, normalmente agua, a veces glicolada, para controlar la temperatura y la humedad en el ambiente.

Estos sistemas suelen ser utilizados en combinación con calderas, lo que permite establecer circuitos a cuatro tubos para regular la humedad en el ambiente. Las enfriadoras de agua con recuperación de calor son un ejemplo de este tipo de sistema. Estos sistemas  suelen funcionar en combinación con unidades de tratamiento de aire o climatizadores.

Los sistemas hidrónicos también generan frío y calor, pero lo hacen mediante la producción de agua fría y caliente.

Son sistemas de agua y no de aire, y este tipo de sistema de climatización industrial es el más clásico y utilizado. Los sistemas hidrónicos son muy potentes y eficientes, por lo que suelen utilizarse en proyectos grandes, en edificios de oficinas, hoteles, hospitales, entre otros.

Guía sobre la climatización industrial, un mundo de posibilidades

Climatización por expansión directa

Equipos autónomos como equipos partidos o splits, que son verticales u horizontales

Los equipos autónomos son uno de los sistemas de climatización industrial más utilizados, ya que enfrían o calientan el aire del local a climatizar. Suelen instalarse como una Unidad de Tratamiento de Aire, y se encargan de procesar el aire de forma continuada para devolverlo en condiciones óptimas de temperatura y humedad.

Son los más adecuados para locales comerciales y grandes superficies, como aeropuertos, centros comerciales, auditorios, teatros, discotecas, salas de exposiciones, entre otros.

Sistemas VRV o VRF, que significa Volumen de Refrigerante Variable, son una alternativa a los sistemas hidrónicos.

Estos sistemas destacan por su facilidad de instalación y bajo costo, aunque son menos flexibles que los hidrónicos y, en ocasiones, deben ser complementados por otros sistemas de climatización industrial para cumplir con las necesidades específicas de los espacios. Son sistemas de climatización mediante gas refrigerante, y son recomendables en algunas instalaciones medianas y grandes.

La principal ventaja de los VRV es la alta eficiencia que alcanzan en las estaciones más suaves (primavera y otoño) en las que es muy fácil necesitar simultáneamente refrigeración y calefacción, al tener la posibilidad de recuperar calor de las zonas habitadas más calientes hacia las más frías con el trabajo de un solo compresor.

El principal inconveniente de estos equipos es que la instalación debe estar muy bien realizada ya que cualquier mínima fuga comprometería su funcionamiento. También hay que estudiar muy bien las distancias a las que es capaz de dar suministro.

Guía sobre la climatización industrial, un mundo de posibilidades

Climatización por sistemas evaporativos

Dentro de la climatización industrial, debemos hacer mención a un sistema especial, el de los sistemas evaporativos.

Se trata de un sistema especial ya que de por sí no tienen la capacidad de regular la temperatura y humedad por las características intrínsecas de su propio funcionamiento.

El objetivo de estos equipos es bajar unos grados la temperatura del ambiente (en según qué zonas climáticas puede no ser suficiente) aportando humedad al mismo, por lo que tampoco serían apropidados en lugares con necesidades de control higrométrico.

Además de los sistemas de climatización que usan gases refrigerantes, existen sistemas de sólo calefacción como pueden ser:

  • Aerogeneradores
    Pueden ser de gas (natural o propano), gasoil o incluso de biomasa. Aptos para calefactar amplios espacios.
  • Salas de calderas
    Los sistemas que habitualmente encontramos para la calefacción de edificios, pueden ser útiles para ciertas necesidades tanto de confort de las personas (calefactar las oficinas y producir Agua Caliente Sanitaria), como para cubrir necesidades en los procesos industriales como el atemperado.
  • Tubos radiantes
    Pueden funcionar con gas, agua caliente, vapor o electricidad. Suelen ser muy adecuados para la climatizacion de una nave industrial pero de zonas muy concretas por donde se mueven las personas.

4. Regulación de la climatización:

La regulación de la climatización es importante para garantizar un uso eficiente de la energía y reducir los costos. Para ello, se pueden utilizar sistemas de control y regulación que permiten ajustar la temperatura, humedad y calidad del aire según las necesidades del espacio. Estos sistemas pueden ser manuales o automáticos y se pueden programar para que funcionen en horarios específicos.

En próximos artículos iremos explicando los aspectos de cada uno de los sistemas indicados de forma resumida aquí.

Y recuerda que Innotec Grupo, tu empresa de climatización, te ofrece un amplio abanico de opciones. Podemos personalizar un sistema de climatización que se adapte perfectamente a tus requerimientos.

Permítenos demostrarte cómo la climatización industrial puede mejorar el ambiente laboral y aumentar la eficiencia de tu empresa.

Pide un presupuesto gratuito y sin compromiso: ¡Contacta ahora con Innotec Grupo en Zaragoza!

Sobre el autor

Manuel Bernal (Socio Fundador)

Manuel Bernal (Socio Fundador)

Ingeniero Industrial
MBA en CESTE

Comparte en redes sociales

No te puedes perder...