Climatización en Bares y Restaurantes: Buenas practicas de ahorro energético. Parte 4 | Innotec
CLIMATIZACIÓN ENFOCADA AL BIENESTAR INTEGRAL

Climatización en Bares y Restaurantes: Buenas practicas de ahorro energético. Parte 4

La climatización representa una parte significativa del consumo energético en bares y restaurantes. Por lo tanto, es esencial buscar soluciones de climatización eficientes para reducir el consumo energético y los costos asociados.

Los sistemas de ventilación modernos ofrecen la posibilidad de ajustar automáticamente los volúmenes de extracción de aire, lo que resulta en una optimización del consumo energético. Además, las campanas extractoras deben cumplir con las normativas vigentes y estar diseñadas para minimizar el flujo de aire necesario, lo que permite la utilización de conductos más pequeños y ventiladores de menor potencia, contribuyendo así al ahorro energético.

Se recomienda aprovechar la temperatura del aire de retorno para reducir la carga de trabajo del sistema de aire acondicionado mediante sistemas de recuperación de energía.

Los factores clave para lograr ahorros energéticos incluyen la transmisión de calor, la iluminación, la utilización de equipos eficientes y la radiación solar.

La implementación de aislamiento térmico en paredes y techos, el uso de iluminación de bajo consumo, la instalación de toldos en ventanas, la aplicación de pintura reflectante en techos y la selección de equipos con alta eficiencia energética son medidas efectivas para optimizar el consumo energético.

Mejorar y adaptar los sistemas de calefacción, ventilación y refrigeración es crucial para garantizar un entorno confortable y energéticamente eficiente en bares y restaurantes. La aplicación de prácticas de eficiencia energética no sólo mejora el bienestar de clientes y empleados, sino que también supone un ahorro significativo y favorece la protección del medio ambiente. He aquí algunas tácticas clave:

  • Aprovechar al máximo la luz natural, subiendo persianas y toldos cuando sea factible y sin interferir en la reducción del gasto energético en refrigeración.
  • Mantener los aparatos de iluminación en condiciones óptimas para maximizar su potencia luminosa.
  • Ajustar las temperaturas de los aparatos de calefacción y refrigeración en función de la temperatura ambiente, la ocupación y otros factores que influyen en el confort y la eficiencia energética.
  • Opte por la ventilación natural en lugar del aire acondicionado cuando las condiciones lo permitan.
  • Ajuste la temperatura del agua caliente para satisfacer las necesidades de confort sin derrochar energía por sobrecalentamiento.
  • Mantenimiento periódico: Un sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado con un mantenimiento adecuado funciona de forma más eficiente, lo que se refleja en un menor consumo de energía y, en consecuencia, en una reducción de los costes de los servicios públicos.
  • Inspección y aislamiento de conductos: Los conductos con fugas o un aislamiento deficiente pueden provocar pérdidas de energía notables. Garantizar la estanqueidad de los conductos es vital para la eficiencia del sistema.
  • Termostatos programables: El uso de sistemas de aire acondicionado con termostatos programables facilita el ajuste de la temperatura en función de las horas punta o valle, optimizando así el consumo de energía.
  • Sistemas de zonificación: Segmentar el espacio del restaurante en zonas con control de temperatura independiente permite focalizar la climatización en las zonas ocupadas, evitando el consumo energético en las zonas desocupadas.
  • Equipos de alta eficiencia: La sustitución de los sistemas HVAC por modelos de alta eficiencia puede suponer una disminución considerable del consumo energético.
  • Controles avanzados de HVAC: La adopción de sistemas de control más sofisticados permite una gestión más precisa y eficiente de la energía.
  • Integración de energías renovables: La inclusión de tecnologías como los paneles solares para hacer funcionar los sistemas HVAC disminuye la dependencia de energías no renovables y reduce las emisiones de carbono.

Es importante adaptar sistemas de climatización y aplicar prácticas como el uso de luz natural, mantenimiento periódico, aislamiento de conductos, termostatos programables, zonificación, equipos de alta eficiencia y energías renovables para lograr un ambiente confortable y reducir costes y emisiones.

Climatización en Bares y Restaurantes: Buenas practicas de ahorro energético. Parte 4

En próximos artículos continuaremos desgranando los pormenores de las necesidades de climatización de este tipo de espacios.

Sobre el autor

Manuel Bernal (Socio Fundador)

Manuel Bernal (Socio Fundador)

Ingeniero Industrial
MBA en CESTE

Comparte en redes sociales

No te puedes perder...